Tel. +43 (1)712 2638

 

Noticias

Embajador Chacón en Viena: Seguimos después de 200 años librando nuestra independencia definitiva

Prensa Embajada | 5 de julio 2019

Las actuales circunstancias de nuestro país nos obligan a recordar -a través de la historia- nuestras luchas por la independencia y soberanía nacional. “Hoy cumplimos 208 años defendiéndola fervientemente, primero del imperio español y luego del imperio norteamericano que ya desde esa época nos acechaba con el fin de alcanzar sus objetivos de expansionismo”.

Así lo señaló el embajador, Jesse Chacón, durante el acto central de Conmemoración del ducentésimo octavo aniversario de la Declaración de Independencia de Venezuela, realizado ante el monumento del Libertador Simón Bolívar, ubicada en el Parque del Danubio en la ciudad de Viena.
El acto organizado por la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Austria, estuvo encabezado por el embajador Jesse Chacón y contó con la presencia de embajadores y diplomáticos de varios países acreditados en esa nación, así como delegados de Organizaciones Internacionales y activistas de la solidaridad con Venezuela.

Luego de la ofrenda el embajador el Embajador Jesse Chacón dirigió unas palabras a los presentes, en donde realizó un recorrido de la historia republicana de Venezuela y la lucha independentista que consumó Bolívar para la emancipación de seis países. Simón Bolívar es el principal catalizador de la libertad de los pueblos suramericanos respecto del poder colonial español, concibiendo ideas antiimperialistas, de integración latinoamericana, independencia y equilibrio político.

Chacón luego de poner en contexto la realidad histórica de más de dos siglos de las luchas libertarias libradas por el Libertador de América, aseguró que hoy, Venezuela se encuentra en una lucha decisiva por su independencia.

Asimismo, destacó que el antagonismo entre la Doctrina Monroe y la Doctrina Bolívar, vigentes hoy y restauradas y posicionadas en Latinoamérica por los últimos tres presidentes estadounidenses, en acciones desproporcionadas para impedir el ejercicio de la soberanía de los países latinoamericanos,, sin importar el Derecha Internacional.

Cómo hace 200 años, la doctrina Monroe y los valores libertarios de Bolivar siguen en lucha y por ello “Venezuela es víctima de una de las acciones más viles y cobardes que la humanidad pueda conocer: la aplicación de Medidas Coercitivas Unilaterales por parte de EEUU para que los Estados se arrodillen y asuman una conducta servil a sus intereses”, agregó el embajador.

El diplomático rechazó la injerencia del Gobierno de Estados Unidos y la utilización de Medidas Coercitivas Unilaterales como herramienta de dominación, “lamentablemente ha venido constituyéndose en una práctica usual de la hegemonía de Estados Unidos para intentar imponer sus objetivos políticos, sociales y económicos en completa inobservancia de la normativa internacional, las cuales han sido descritas como: “medidas económicas adoptadas por un Estado para obligar a otro Estado a modificar su política”.

Destacó que, en el caso de Venezuela, configura un caso típico de maniobra político-mediática en donde se articulan las derechas económicas nacionales y extranjeras, con los medios masivos de comunicación a escala global y los intereses geopolíticos de los Estados Unidos en América Latina.

La crisis política en Venezuela, la ha originado la derecha, la cual tiene 21 años con un solo propósito político: expulsar del poder a la Revolución Bolivariana. La derecha venezolana se mantiene siempre en la búsqueda de un nuevo golpe de Estado; una agenda antidemocrática y considera el derrocamiento del presidente (Chávez en su momento, Maduro en la actualidad) el único objetivo de su actividad política.

Cuando Bolívar se refería concretamente al naciente imperialismo yanqui en 1818, decía: “basta ya de que las leyes las practique el débil y los abusos los practique el fuerte. No podemos ser los Pueblos del Sur quienes respetemos el derecho internacional, mientras el Norte nos destruye y saquea, violándolo”.

En este sentido y parafraseando al presidente Hugo Chávez, el Embajador dijo: “Queremos que el gobierno imperialista termine de aceptar la realidad: ¡Venezuela se liberó, y se liberó para siempre! ¡Venezuela no es, ni será más nunca, una colonia norteamericana!”.

Para finalizar, el embajador reafirmó que “somos un pueblo noble, humilde y digno. Somos libres e independientes, y por eso nos mantenemos en pié, con nuestro esfuerzo y sacrificio por nuestra dignidad. Seguimos combatiendo cómo nos los enseñó nuestro Comandante Chávez, siempre unidad, lucha, batalla y victoria”.