Correo del Orinoco
EL VENEZOLANO
VENEZUELA
EL VENEZOLANO

Sector Turismo

Población

Desde los comienzos del siglo XVI, el territorio venezolano ha conocido la mezcla de etnias diferentes. A los primitivos pueblos amerindios se sumaron los colonizadores europeos y los negros africanos. Luego, con el proceso de la industrialización se dio inicio a una importante inmigración de los países europeos, especialmente españoles, italianos y portugueses, lo que contribuyó al crecimiento del mestizaje. Esta inmigración procedente de Europa fue aumentando hasta finales de la década de los cincuenta, para dar paso a una corriente migratoria de ciudadanos suramericanos, quienes salieron de sus países en busca de una mejor forma de vida, dando origen a una población muy heterogénea.

Idiomas: la lengua oficial es el español, enriquecido localmente por numerosos coloquialismos; sin embargo, las diferentes tribus amerindios conservan unas veinticinco lenguas distintas, como es el caso de las familias Caribe, Arawak y Chibchas.

Población para el año 2000: 24.390.000 habitantes.

Distribución de la población: un 93% de la población vive en los centros urbanos, mientras que un 7% corresponde a la población rural. Las regiones más pobladas son los valles y el piedemonte de la Cordillera de la Costa y de la Cordillera de los Andes, mientras que la región menos poblada es la del eje fluvial Orinoco-Apure, al sur del país.

Etnias indígenas

En Venezuela existen aproximadamente treinta etnias indígenas, pertenecientes principalmente a la familia arahuaca, caribe, chibcha y tupí-guaraní.

- De la familia arahuaca (Arawak): guajiro, paraujano, baniva, curripaco, yavitero, piapoco, guarequena, baré y arahuaco.
- De la familia caribe: cariñas, pemones, maquiritare, panare, yabarana, yupca, japreria, acahuayo. Mapoyo y chaima.
- De la familia chibcha: barí, tunebo.
- De la familia tupí-guaraní: existe un reducido numero de indígenas yeral (del portugués “geral”), oriundos del Brasil.
- Las demás etnias, alguna de ellas algo numerosas, no tienen filiación lingüística precisa, como los yanomami, los guarao, los yaruros, los guajibos, los piaroas, los puinabe, los joti, los sapé,y los arutaníes.
Si bien la población indígena venezolana representa sólo el 1.5% del total poblacional del país, su diversidad cultural y dispersión espacial en un territorio que abarca casi el 50% de la superficie del Estado venezolano, imprime a esta población una complejidad particular. Esta complejidad, aunada a la tendencia desarrollada a lo largo del tiempo de desplazarse hacia zonas urbanas y/o rurales, más allá de sus lugares tradicionales de asentamiento, merece un tratamiento especial. Este tratamiento especial corresponde plenamente al reconocimiento que el Estado ha otorgado a los Pueblos Indígenas de Venezuela en términos de derechos y deberes, tal como se expresa en la Constitución vigente y otras Leyes como la relativa a "Demarcación y Garantía del Hábitat y Tierras de los Pueblos Indígenas", para cuya aplicación se prevé tomar "los datos del último Censo Indígena de Venezuela y otras fuentes referenciales que los identifiquen como tales" ("Ley de Demarcación y Garantía del Hábitat y Tierras de los Pueblos Indígenas". Artículo 5.) .

Cultura, Tradiciones y Folklore

Venezuela es un país de gran diversidad cultural. Sus tradiciones culturales son el resultado de una mezcla de los aportes de la población indígena, originaria del territorio, de la población ibérica y de la población africana que llegó al país posteriormente, así como de los costumbres asimiladas de los inmigrantes de diversas nacionalidades (colombianos, españoles, italianos, portugueses, sirios, libaneses), que se han residenciado en el país en el siglo XX.

Tradiciones y folklore

- Artesanía

Existen tantas formas de producción artesanal como regiones en el país.

En los estados Miranda, Yaracuy, Táchira, y en casi toda la región del oriente del país destacan los trabajos de cestería. Entre las piezas confeccionadas se encuentran cestas areperas, cestas de compras, cestas fruteras, paneras y revisteras.

La cerámica se trabaja en gran parte del territorio nacional, destacando por su carácter utilitario y decorativo en la región de los Andes, en forma de cazuelas, jarras, figuras de animales, tinajas, bodegones, pinpinas y otros objetos.

Importante también es la talabartería o trabajo en cuero.

La manufactura de instrumentos musicales es parte de nuestra riqueza artesanal. En Caraballeda, se elaboran tambores hechos a mano, en Cocorote, cuatros y guitarras, y en Baúl, Barinas y Tinaquillo, arpas, cuatros y maracas.

Muy típicos también son los sombreros tejidos a mano con paja, bora o pelo e guama; la talla de huesos (Yaracuy); la fabricación de chinchorros y hamacas (Falcón, Zulia, Barinas); el trabajo del metal en forma de lámparas, pulseras, collares, medallones y gargantillas (Caracas y Distrito Federal), así como la talla de la madera (Carabobo). En Anzoátegui y Sucre se fabrican muñecas de trapo.

Folklore:

Siguiendo un calendario marcado por el santoral católico y los ciclos del sol, se practican numerosas fiestas a lo largo de todo el año.

En el litoral central, la manifestación folklórica mas común son los tambores. Casi todas las regiones que integran esta extensión tienen sus propios tambores, no obstante, los mas conocidos en el territorio nacional son los tambores de Naiquatá, Caraballeda, Chuspas, Osma y Cuarao.

Una fecha ideal para disfrutar de la riqueza folklórica del litoral es el 24 de Junio, día de San Juan, por cuando ese es el santo patrón de la mayoría de estos pueblos y a él se rinde homenaje con danzas folklóricas, campeonatos de bolas criollas, peleas de gallo, palo ensebado y venta de comida criolla de la región basada en pescado frito y sancocho de pescado.

Naiquatá también es escenario propicio para la celebración popular, durante la festividad del Corpus Christi, de profundas raíces ancestrales.

En la región capital, se conservan algunas costumbres folklóricas tradicionales, como el baile de la burriquita. Durante la Semana Santa se suceden las procesiones en el centro de la ciudad, como la del Nazareno, que tiene lugar el miércoles santo.

Durante el resto del año y especialmente en la región capital se acostumbra celebrar los días de fiesta y las reuniones sociales con música de merengue, bailándose al compás del ritmo de orquestas como la de los Antaños del Estadio.

En la época de la Navidad se tocan y cantan aguinaldos y parrandas, y se organizan patinatas después de la misa de aguinaldo.

Muy conocida en el país es la fiesta de los Diablos Danzantes, tradición que constituye uno de los sincretismos de la fe religiosa mas particulares de Venezuela. Esta tradición es típica del Edo. Aragua y del Edo. Miranda (Diablos Danzantes de Yare).

En Barlovento se tocan el tambor mina acompañado de la curbata, generalmente en la calle; y el tambor redondo o culo e`puya, en grupo de tres y dentro de las casas.

Algunos grupos musicales contemporáneos como el Grupo Madera y Un solo Pueblo, han contribuido a acercar al venezolano a sus tradiciones culturales de antaño, interpretando ritmos y melodías populares adaptados a los tiempos actuales. Esta música se suele bailar en cada fiesta, bautizo, festejo de cumpleaños y otras celebraciones.

Característico de la región de los Llanos es el joropo, interpretado al compás del arpa, el cuatro y las maracas.

La música en los Andes venezolanos es muy variada, y se expresa en los galerones, romances, décimas, cabuyas, dicharachos, conchas, burletas, irreverencias y valses andinos.

La región del Zulia muestra elementos muy particulares y se puede decir que únicos en el país. El 1 de enero en Maracaibo, se celebran concursos de gaitas y pesebres; el 23 y 28 de enero, la fiesta de San Benito en Bobures y Gibraltar, y el 18 de noviembre la Fiesta de "la Chinita", Patrona del Edo. Zulia.

El calipso como música, y el carnaval como fiesta colectiva, se ha convertido en un auténtico símbolo cultural no sólo en la población del Callao, sino también en todo el estado Bolívar.

El carnaval, con base en los alegres compases del calipso, reúne durante días a las comparsas de disfraces y bailarines que desfilan coreando las canciones con el acompañamiento de miles de espectadores.

En el estado Monagas y en Margarita, las manifestaciones folklóricas son muy variadas: entre sus bailes están El Carite, el Pájaro Guarandol, La Burriquita, el Chiriguare, el Joropo y la danza de los locos, el día de los Inocentes.



29.11.2014
10:00hrs
Bazar Naciones Unidas 2014