Correo del Orinoco
LA COSTA
LA COSTA
LA COSTA

La costa venezolana abarca aproximadamente una longitud de 3.726 Km., extendiéndose a lo largo del Mar Caribe y del Océano Atlántico. Alrededor de 1.700 Km. son playas de arena y 311 son islas.

A lo largo de toda la costa venezolana todavía se pueden reconocer las huellas de la época de la conquista y de la colonización. La mezcla de los conquistadores españoles y los esclavos negros, se refleja en la vida y en las manifestaciones culturales de los habitantes de esta región.

En la costa tienen su hábitat natural una diversidad de especies de pájaros marinos, como los pelícanos, flamingos y gaviotas; y con cierta frecuencia uno hace sus viajes marítimos acompañado de delfines o ballenatos.

Digna de mención es la franja de la costa oriental de la Península de Paria, bordeada de palmas de un color verde esmeralda, y los kilómetros de playas de arenas blancas que se extienden hasta la hospitalaria isla de Margarita. La región central y occidental ofrecen una atractivo especial. Allí donde la cordillera parece alcanzar el borde del mar, se despliega la costa con innumerables bahías, playas de arenas blancas, cocoteros, salvajes acantilados, e islas vírgenes de coral.

La región de la costa es la que posee el mayor potencial como destino turístico. En el noroeste de Venezuela la Isla de Margarita junto con los estados costeros de Cumaná y Puerto La Cruz, forman el triángulo turístico más desarrollado de la región. En el centro de la misma, se encuentra el Parque Nacional Mochima con sus pequeñas y numerosas bahías pintorescas.

La Isla de Margarita es el destino turístico más conocido del país. La isla más grande de Venezuela dispone no sólo de una geografía muy rica y variada, lo mismo que playas extraordinarias, sino que ofrece también al visitante, todas las ventajas de una infraestructura turística moderna: hoteles bien equipados, una gastronomía variada, distintas posibilidades de transporte, y otras instituciones de servicio. Margarita siempre ha sido alabada por su extraordinaria belleza; una antigua leyenda cuenta que la Isla tuvo su origen en la lágrima que un querubín derramó. Las playas más conocidas se encuentran en la parte norte de la isla; la más frecuentada es “Playa del Agua”, con su suave oleaje, y una serie de pequeños y grandes restaurantes que ofrecen al visitante la posibilidad de escoger entre una gran variedad de bebidas y platos, como el pescado a la plancha, mariscos, ostras y dulces típicos.

A lo largo de la costa occidental, se alternan en el curso del paisaje una y otra particularidad, como la ciudad de Coro, de estilo colonial, alrededor de la cual se extienden enormes médanos de arena, como sólo se pueden encontrar en el desierto del Sahara. Más hacia el occidente está el Lago de Maracaibo con sus taladros de petróleo, y en su cercanía la Laguna de Sinamaica, conocida por los palafitos o construcciones sobre la laguna. Ya en la frontera con Colombia se encuentra la Península de la Guajira, de un aspecto similar al desierto.

Un carácter totalmente distinto presenta la parte oriental de la costa con el atlántico. Allí donde el poderoso Orinoco desemboca en el mar, forma éste el delta del Orinoco, con pantanos de manglares y numerosos canales de comunicación. Esta selva es el hábitat de los indios Warao, quiénes viven fundamentalmente de la pesca.



29.11.2014
10:00hrs
Bazar Naciones Unidas 2014